Análisis de ACUnity: Reyes Muertos

ACU DK Basilica

Reyes Muertos es una experiencia que completa la historia que da comienzo el propio juego principal. En este artículo analizaremos las nuevas mecánicas introducidas al juego, ideas frescas que podrían usarse en futuros juegos y la polémica sobre la mención de un “viejo” conocido.

ADVERTENCIA: RIESGO DE SPOILERS. Este análisis puede contener spoilers de Assassin’s Creed Unity y Assassin’s Creed Unity: Reyes Muertos.

Reyes Muertos, o la “secuencia 13” de Assassin’s Creed Unity se siente efectivamente como el verdadero final de la historia de Arno que comenzaba en el juego principal. AC Unity deja varios cabos sueltos sin resolver, como la amistad/conflicto entre Arno y Napoleón, o se resiente por la falta de contenido respecto a la Primera Civilización y sus templos, algo indispensable en los juegos principales de la saga, que hacen su marca, y que solo con la trama de la Espada del Edén se sinte insuficiente. 

Da la impresión que en Unity los desarrolladores han querido mantener esos elementos más hardcore, lo que esperan los fans longevos de la saga, fuera del juego principal para que éste fuese algo más casual, para nuevos jugadores. Esto es un gran error, porque a pesar de que AC son muchas cosas, la mitología, el lore es aquello que nos ha hecho enamorar profundamente de la saga, junto con la trama del presente, actualmente desaparecida.

ACU DK Lamp

Sin embargo, en Reyes Muertos no solo se recuperan algunas de las características perdidas, sino se han introducido otras nuevas muy interesantes:

El uso del farol es una de las nuevas mecánicas introducidas en Reyes Muertos, muy original, que devuelve el componente puzle y plataformero que se echaba de menos desde Revelations con las Tumbas en los juegos de Ezio. En este juego, el uso del farol no solo sirve como componente estético y para iluminar las estancias oscuras (como ocurría en los pasadizos subterráneos de AC3) sino que se convierte en un objeto fundamental para conseguir avanzar por el escenario, necesario para resolver puzles o avanzar en la historia. El uso de estos elementos recuerda al espíritu de Prince of Persia, pero dentro del contexto de Assassin’s Creed.

Los enigmas planteados por la historia principal, sobre todos los de la misión ‘Revivir a los muertos’, han recuperado un aire fresco al juego, que esperemos esté más presente en Victory y futuros juegos de la saga. Aunque los puzles no eran especialmente difíciles, el hecho de obligar al jugador a “párate y piensa” dota de un dinamismo especial a la jugabiidad, perdida en las últimas entregas de la saga. Assassin’s Creed no es solo corre de aquí para allá haciendo parkour y mata a tus objetivos. Assassin’s Creed también es observar, es cuestionar, es descubrir.

Para el combate, Reyes Muertos ha introducido un cambio: los líderes enemigos. Esta idea, aunque parezca simple o innecesaria, si se explota bien en futuros juegos puede dar mucho de sí, incluso ofrecer nuevas maneras de enfrentarse a las misiones de asesinato. Cambiaría nuestra manera de movernos por los escenarios, tenemos la posibilidad de localizar el líder para reducir considerablemente el números de enemigos y lograr una nueva estrategia o método de infiltración. Ahora solo es un una herramienta para evitar largos combates complicados, pero esta idea puede dar mucho más de sí.

ACU DK guard

Respecto a la navegación y el mapa, es muy buena idea eso de tener dos niveles del escenario marcados y visualizados en el mapa dentro de la propia ciudad, la superficie y el subterráneo, tal y como hace Reyes Muertos. No solo para coleccionables o alguna misión principal, sino para secundarias también. Reyes Muertos explota bastante bien los dos niveles, y esperamos algo similar en Londres durante la próxima entrega.

El juego principal trata como gran historia conspirativa el fin de los Templarios como organización, al menos al descubierto, con Jacques de Molay como “último” Maestre Templario, que escondió uno de los tesoros encontrados durante las cruzadas en el Templo de Salomón, la Espada del Edén, en París. Sin embargo, esta trama, aunque es interesante, es olvidada durante la mayoría del juego y su reaparición al final, junto a la ausencia de componentes de la Primera Civilización y sin Templos, da la impresión de quedar pobre e inconexo con los anteriores juegos de la saga. Sin embargo, esto se resuleve en Reyes Muertos, el verdadero final de Unity, con la búsqueda de las Catacumbas bajo Saint-Denis.

ACU Head of Saint Denis

Gran parte de Reyes Muertos gira entorno a la búsqueda de este Templo y cómo acceder a él, similar a la secuencia 14 de Assassin’s Creed 2, un final propio de cualquier Assassin’s Creed que se precie. Una vez alcanzamos la puerta podemos imaginarnos qué se esconde allí, un templo con la estética y misterio que siempre envuelve todos aquellos de la Primera Civilización. Y así es en la última misión, donde nos encontramos ante un escenario familiar que al final nos otorga la Cabeza de Saint Denis, una antigua ¡linterna! tallada con la forma de una cabeza humana. Aquí los guionistas han sabido jugar con el uso fundamental de la linterna durante las misiones de este DLC, con la recompensa final; se siente algo cohesionado. Dentro de la linterna, se encuentra (es lo que la hace funcionar) un artefacto esférico del Edén. No estamos seguros que sea un Fruto del Edén, pues es un artefacto mucho más pequeño y pulido, aunque las marcas exteriores sean idénticas.

Este artefacto es entregado por Arno a un mensajero de los Asesinos para que se lo lleve a Al Mualim, en el Cairo. ¡He aquí la sorpresa! Que no es tal, simpemente muchos han malinterpretado lo que esto significa. Al Mualim no es un nombre, sino un título. Al Mualim significa en árabe “el Maestro, el Mentor“. Es decir, Altaïr fue Al Mualim cuando se convirtió en el Líder de los Asesinos, así como Ezio fue Il Mentore, en italiano. Muchos lo han malinterpretado porque comúnmente conocemos al líder de los asesinos durante AC1, ese que después traiciona a los suyos por corromperse y se enfrenta a Altaïr, como “Al Mualim”. Pero su nombre real es Rashid ad-Din Sinan. No se llama Al Mualim, ese era su título. Por tanto, cuando Arno se refiere a Al Mualim, se refiere al líder de los Asesinos de Egipto en 1794 que actualmente está en El Cairo, por eso su título se dice en árabe. 

Es posible que la intención de los guionistas fuera confundirnos durante un instante o simplemente aprovechar la ocasión para hacer un guiño al origen de la saga. O tal vez nos estén dando una pista sobre que Egipto será una futura localización en la saga. Quién sabe, quizá después de Victory viajemos a Egipto.

ACU Sphere of Eden 2

Por todo lo contado y más, Reyes Muertos se ha convertido en una pieza imprescindible para comprender y completar la historia de Unity y de la saga. Lo bueno, que ahora es gratuito y cualquiera puede acceder a esta pieza perdida y fundamental de la historia de Arno Victor Dorian.

Comparte esto:

Karl

Editor jefe del Gremio de las Sombras.

Quizá también te interese...