Assassin’s Creed III: La evolución de la Orden Templaria

ADVERTENCIA: Todo el artículo se considera como spoiler de las cuatro primeras entregas de la saga y de la saga de cómics “The Fall”. Si lo leen lo hacen bajo su responsabilidad.

Assassin’s Creed III: La evolución de la Orden Templaria

Sin lugar a dudas, una de las cosas que debe saber cualquier persona que juegue a esta increíble saga es la batalla que se libra desde tiempos inmemorables entre las dos facciones que han sido las que definieron la historia tal como la conocemos: los Asesinos y los Templarios. En este artículo, les contaremos parte de la historia de éstos últimos, así como su participación en el próximo juego de la saga: Assassin’s Creed III.

Si eres alguien que se unirá a la saga en este juego, un fan que se perdió de alguna de las anteriores entregas, o simplemente alguien que quiere refrescar la memoria, éste artículo te aclarará tus dudas sobre el conflicto entre la Orden de los Asesinos y los Templarios.


Conociendo a los Templarios

Imagen: Caín, fundador de la Orden Templaria, asesinando a su hermano por una Manzana del Edén.

La Orden de los Caballeros Templarios es una organización secreta cuyo objetivo es lograr que la humanidad progrese ejerciendo control e influencia sobre ella. A pesar de que fue fundada históricamente en 1119, se cree que estuvo activa en varias formas desde antes del siglo V a.C y que pudo haber existido desde el inicio de los tiempos. Su fundador, Caín, asesinó a su hermano y la marca que se le dio por matar a éste se convirtió eventualmente en el símbolo de los Templarios. A diferencia de sus eternos enemigos, quienes protegen el libre albedrío y se oponen al rígido sistema de desarrollo para la humanidad, los Templarios creen que el orden es la única forma de que nuestra especie alcance su máximo potencial. Las diferencias filosóficas entre ambas organizaciones ha llevado a la pelea por varios siglos.

Antes de su fundación histórica, los Templarios habían participado en varios acontecimientos importantes de la humanidad, como en la crucifixión de Jesús, la creación del imperio de Alejandro Magno y en la invasión de Jerjes el Grande a Grecia.

Imagen: El Templo de Salomón, lugar donde yacía el Arca de la Alianza.

En el año 1118 el monje Bernardo de Claraval se dio cuenta que para incrementar su poderío, los Templarios deberían volverse aliados de la Iglesia Católica. Luego de amistarse con esta poderosa entidad envió a nueve hombres al Templo de Salomón, quienes volvieron nueve años más tarde y terminaron formando la Orden Templaria. Junto a Hugo de Payns crearon la Regla Latina (que curiosamente consta de 72 cláusulas) y reorganizaron e hicieron pública la orden de los caballeros, quienes se supone que tenían el deber de proteger los peregrinos que viajaban a Tierra Santa.

En el Concilio de Troyes de 1129, la Orden fue reconocida oficialmente por la iglesia y, en 1139, el Papa Inocencio II les concedió inmunidad diplomática contra los impuestos en todas las provincias y territorios. Esto permitió que los Templarios crecieran rápidamente en número, fuerza y riqueza mientras se convertían en una fuerza increíblemente poderosa y que en consiguiente sus responsabilidades aumentaran: muchos miembros de la Orden fueron figuras muy importantes de la Segunda Cruzada.

Imagen: Al Mualim, hombre con ideales templarios del siglo XII, con la Manzana del Edén #2 en su poder.

Desde el siglo XII, la mayoría de los conflictos entre los Templarios y los Asesinos han girado en torno a los artefactos conocidos como Piezas del Edén, avanzada tecnología creada por la Primera Civilización. Éstos artefactos poseen diferentes habilidades: curar a los heridos, comunicarse telepáticamente a través de largas distancias y manipular los pensamientos de las personas a la volutad del dueño del artefacto. Para los Templarios el tener estas piezas facilita en gran medida su objetivo de usar el poder para lograr la paz mundial, por lo que la Orden de los Asesinos se opone fuertemente a que sus enemigos los utilicen y han intentado deter su apropiación.

Las Piezas del Edén ya han dejado su huella en la historia de la humanidad. Muchos creen que han jugado un papel importante en los eventos más importantes del mundo: ayudando a Juana de Arco a cambiar el rumbo de la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra, en la creación del Imperio Napoleónico y en la ascención al poder de Alemania antes de la Segunda Guerra Mundial.


Modernización de la orden

Imagen: Ezio a punto de arrojar a Cesar al vacío.

La última vez que vimos a los Asesinos en la historia fue cuando Ezio había erradicado casi por completo la influencia templaria en la mayor parte de la Europa del Renacimiento y el Imperio Otomano. A pesar de estar paralizados en Europa, los Templarios mantuvieron su fuerza en otras regiones del mundo; como en China, ayudando al emperador Jiajing para mantener su poder.

Durante la Ilustración, la Orden Templaria volvió a examinar su estructura organizacional y decidió, luego de tanto años anhelando controlar los sitios de poder y utilizar la religión para ejercer dominio sobre la tierra, que sería más prudente el utilizar a los líderes mundiales como títeres. Además, se alejaron de la doctrina religiosa y tomaron conceptos como la ciencia, tecnología y comercio para promover su causa.

Imagen: George Washington, francmasón del siglo XVIII, sostiene la Manzana del Edén #3.

No se sabe mucho acerca de las actividades de los Templarios durante el descubrimiento de América, y por una buena razón. Para evitar spoilers, Ubisoft guardó en secreto las identidades de los Templarios de la Revolución Estadounidense, pero el equipo de desarrollo estaba dispuesto a contar la forma en que había evolucionado la Orden Templaria desde el reinado de los Borgia.

“Recuerdo que una de las cosas más graciosas de Assassin’s Creed (1) era que los Templarios no eran villanos descerebrados,” dijo el director creativo de Assassin’s Creed III, Alex Hutchinson. “Eran una especie de malentendidos – había muchas cosas sin concluir. Luego, con el transcurso de las secuelas, se hicieron más malvados y también se vincularon mucho con los Borgias, unos personajes que eran realmente malos. Con Assassin’s Creed III queremos volver a la idea de que piensan que están haciendo lo correcto. Como jugadores, estaremos completamente en desacuerdo, pero ellos creen que están haciendo las cosas correctas.”

Para concluir la trilogía de Ezio, muchos de los desarrolladores creyeron que el juego dejó de ser la sombra de la guerra entre Templarios y Asesinos, por lo que comenzaron a priorizar la rivalidad entre Ezio y los Borgias. Assassin’s Creed III vuelve a enfocar la conspiración global y enfatiza en qué estado se encuentra la guerra que se está librando. No será tan fácil como decir Asesinos/Estadounidenses contra Templarios/Británicos, y las discusiones entre ambos grupos no solo ocurrirán en el típico discurso en el Animus luego de que los asesinemos. Como asesino, perseguirás a gente de ambos lados de la guerra.


La conexión con los Francmasones

Imagen: Similitud entre el logo de los Asesinos y el de los Francmasones.

Un evento histórico de la vida real a destacar es la disolución pública de los Caballeros Templarios. En 1307, el rey Felipe IV de Francia arrestó a los líderes de los Caballeros Templarios para apoderarse de sus riquezas. En este acontecimiento, el Gran Maestre de los Templarios, Jacques de Moley, fue quemado en la hoguera. De acuerdo a los Asesinos, antes de que fuese asesinado, impartió el conocimiento de los miembros de la Primera Civilización entre nueve de sus hombres con el objetivo de extender su influencia por todo el mundo. Algunos historiadores creen que permanecieron bajo tierra hasta que resurgieron en el siglo XVIII con el nombre de ‘Francmasones’.

¿Por qué esto no nos dice nada? Porque figuras muy importantes de la sociedad secreta conocida como Francmasonería aparecieron en la Revolución Estadounidense: George Washington, Benjamin Franklin, John Hancock, Joseph Warren y Paul Revere son algunos de ellos. Por lo que sabemos, el protagonista de Assassin’s Creed III (Connor) se asociará con Washington y Franklin, así que aún desconocemos cómo encajará esta versión de los Francmasones en la batalla entre Templarios y Asesinos.

“Tenemos una representación muy precisa de los Masones en el juego, es todo lo que puedo decir,” dijo Corey May.


Tiempos Modernos

Imagen: Thomas Edison, Henry Ford y Harvey Firestone, templarios de los Tiempos Modernos.

Sabemos mucho más acerca de la Orden Templaria en la época contemporánea que en su participación durante la Revolución Estadounidense. En 1910 los Templarios idearon “El Plan”, una nueva estrategia que giraba en torno al uso del mercado capitalista para lograr los objetivos de la organización. Templarios de alto rango como Henry Ford y Ransom Eli Olds ayudaron a formar esta nueva estrategia, que condujo a controlar a los trabajadores y capitalistas para conducir finalmente a la formación del Sistema de Reserva Federal. La jugada maestra de “El Plan” fue la formación de Industrias Abstergo en 1937, una corporación multinacional que todavía sirve como frente y centro de investigaciones para todas las actividades de los Templarios modernos.

Desde la formación de la compañía, los Templarios han actuado en diversos acontecimientos: utilizaron el miedo y la devastación de la Segunda Guerra Mundial para promover su causa, asesinaron al presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy por una disputa con respecto a la misión de viajar a la luna (donde los Templarios descubrieron una Manzana del Edén) y ayudaron a Borís Yeltsin para transformar a Rusia en un mercado libre fácilmente manipulado por los líderes capitalistas de Abstergo.

Imagen: Proyecto Ojo Abstergo.

Como lo indica el cómic Assassin’s Creed: The Fall #3, a fines del año 2000, los Templarios ejecutaron el mejor plan de su historia contra sus eternos rivales cuando un agente durmiente llamado Daniel Cross se infiltró en la Hermandad de Asesinos, asesinó al Mentor y reveló las localizaciones de varias guaridas de Asesinos a los Templarios. Esta información confidencial permitió a los Templarios comenzar la “Gran Purga”, una erradicación sistemática de la Orden de los Asesinos. Posteriormente, saquearon bases de sus enemigos en Arizona, Nuevo México, Dakota del Sur y Texas.

Con sus oponentes en ruinas, los Templarios comenzaron a trabajar diligentemente para recuperar las Piezas del Edén. Su plan es reunir tantos artefactos de la Primera Civilización como sea posible e incorporarlos al satélite Ojo-Abstergo, que se lanzará el 21 de Diciembre de 2012, fecha que coincide con el fin del calendario Maya. Los Asesinos creen que los Templarios utilizarán el satélite para lavar el cerebro al mundo entero para dar un paso delante hacia el nuevo orden mundial.

Imagen: Desmond despierta del coma y ve a su padre, William.

La última vez que vimos al protagonista del juego en la actualidad, Desmond Miles, fue en el final de Assassin’s Creed: Revelations, cuando se recuperó de su estado de coma y se reunió con su padre William, quien se convirtió en el líder de facto de los Asesinos ahora que el Mentor está muerto. El grupo de asesinos de Italia tiene en su poder una de las Manzanas del Edén, pero solamente el ADN de Desmond le permite usarlo sin ser sucumbido ante su poder. ¿Por qué han viajado a Nueva York? Porque deben llegar al Gran Templo, lugar donde la Primera Civilización “comenzó todo”.

Al finalizar la historia del multijugador de Assassin’s Creed: Revelations, se nos informa que Abstergo localizó a William Miles y que estaban preparados para un ataque a su ubicación en Turín, norte de Nueva York. De esta forma, la historia de Desmond será mucho más interesante que en las anteriores entregas. Tendremos que esperar para saber por qué deberá viajar a la Revolución Estadounidense y qué ocurrirá con sus compañeros.


Toda la información traída a ustedes gracias a Game Informer y a la Wikia de AC.

Recuerden visitar nuestra sección en “Especiales” para más información sobre esta nueva entrega.

Comparte esto:

Quizá también te interese...