Los 5 puntos débiles de ACIII

Connor, protagonista de ACIII

Los 5 puntos débiles de ACIII

El siguiente artículo puede contener SPOILERS

Artículo de opinión por Karl (@thekarlone)

Todos los fans de Assassin’s Creed, tanto los que llevan desde el primer juego o los que se unieron a la saga con Ezio, esperábamos con ansias el nuevo y prometedor Assassin’s Creed III, un gran juego al fin y al cabo, pero que no ha terminado de cuajar entre todos los fans de la saga a pesar de ser indudablemente uno de los Juegos del Año.

La nueva entrega numerada apostaba fuerte en diferentes puntos: nueva época histórica, nuevo protagonista, nueva dinámica de gameplay con las batallas navales y la Frontera. Precisamente esta última ha sido la más controvertida.

En este artículo establecemos una lista de 5 puntos débiles del juego, lo que menos ha gustado entre algunos sectores o aspectos mejorables respecto a otros juegos anteriores:

1. La Frontera

A nivel personal encuentro la Frontera como algo totalmente prescindible en el juego, algo que sirve de transición entre ciudad y ciudad y poco más. Sin embargo, las misiones principales que se desarrollan en la Frontera son de los más variadas y entretenidas, pero una vez completamos las tareas principales su papel en el juego desaparece.

Para lo único que sirve es para gastar el tiempo en un intento de llegar de un lugar a otro (y menos mal que tenemos el Desplazamiento Rápido como en otros juegos) o para pasar un rato tirándole alguna flecha a algún animal que nos encontremos de casualidad.

El lado positivo de la Frontera es que la navegación es muy intuitiva y orgánica, bastante realista, pero a nivel de gameplay es demasiado extensa para el contenido que tiene, bastante vacía. Personalmente, hubiera preferido que ese esfuerzo se hubiese dedicado a una tercera ciudad.

A fin de cuentas: demasiada Frontera y muy poca ciudad. Para algunos Assassin’s Creed es revivir sucesos históricos, pero para muchos otros entre los que me incluyo, Assassin’s Creed es revivir sucesos históricos en ciudades históricas.

2. Ausencia de la mitología

Desde el final de AC1 y sobre todo con AC2 uno de los ejes claves que solidificaba la franquicia además de ampliar la experiencia era esa parte críptica y oculta que otorgaba la sección “La Verdad”, los glifos, acertijos y las teorías conspiranoicas.

Con mitología no me refiero solamente a sucesos fantásticos o al uso de mitos (como con la Primera Civilización), sino a todo tipo de eventos o información que amplía el universo de la saga más allá de la historia narrada, entrelaza las historias, y sirve de elemento distintivo en los diferentes episodios. AC3 peca de poco contenido de fondo.

Es decir: falta una trama escondida dentro de la historia principal. La ausencia de estos elementos desde Revelations ha sido la razón de que los juegos parezcan mucho más vacíos, planos y lineales que de costumbre.

Aunque se ha intentado complementar con los dossieres de Abstergo en el multijugador, sin embargo no ha conseguido el mismo impacto (algo en Revelations, poco o nada en ACIII).

3. La involución del multijugador, falta de novedades

Es justo decir que el multijugador de AC3 ha mejorado y mucho respecto a otros juegos, sin embargo hay ciertos aspectos que han ido a peor, como la reducción de modos de juego entre los que se encuentran alguno de los favoritos por muchos fans, el implemento de mapas de pago (otra vez), o los créditos Erudito (presumiblemente, lo mismo que los créditos Abstergo, pero de pago).

Una de las cosas más importantes que se ha visto mermada es la falta de novedades a nivel de jugabilidad. Sí, gran cantidad de nuevas maneras de personalización, pero apenas nuevos modos de juego o características y habilidades. Sin embargo, los dos nuevos modos rápidamente se han posicionado entre los mejores hasta la fecha (Dominio y Manada de Lobos).

Además, que sean solo siete mapas a pesar de tener tres variaciones cada uno (normal, noche y con fenómeno meteorológico) resultan muy pocos mapas y quizá pueda resultar repetitivo para los jugadores más fieles, que juegan más a menudo.

Personalmente, soy de los que piensan que cuando algo se simplifica es mucho mejor, en este caso es así. Sin embargo, es posible que la experiencia se vaya dosificando con nuevas características a partir de eventos organizados por Ubisoft y el lanzamiento de nuevos DLC.

4. Los errores del juego (bugs)

En la época que estamos es normal encontrarse pequeños errores en los juegos tras su lanzamiento, pero en el caso de ACIII algunos de ellos no sólo arruinan por completo lo conseguido en la misión hasta el momento, algo que te obliga a reiniciar la misión para completarla. Pero el problema está en que a veces son errores “fijos” (que no se solucionan ni reiniciando el juego) que afectan directamente al no poder conseguir un determinado trofeo/logro, algo bastante grave, ya sea por cuestión del juego de sí o por errores en la conexión con el servidor de Ubisoft (que también hace falta para algunas cosas del modo historia, alerta).

Sin embargo, esperamos que la mayoría de estos errores acaben solucionándose tarde o temprano por el equipo técnico de Ubisoft, pero es evidente que la cantidad de fallos es considerable, no hay apenas ningún jugador que no haya advertido al menos un par (o más) mientras ha jugado

5. Combate

Decían que el combate sería mucho más difícil que en anteriores juegos… pues a mí me ha parecido el más sencillo y simple hasta la fecha. En verdad, para muchos el combate es lo de menos, no es un punto tan importante de Assassin’s Creed, pero de todos modos tiene que estar ahí.

El combate es intuitivo y sencillo para los nuevos jugadores, pero para los expertos en la saga se limita a “pulsa cuadrado/X para atacar y cuando le salga un símbolo en la cabeza, pulsa el círculo/B”. Muy Batman. Bueno, en Batman era el triángulo/Y.

También se ha presumido de nuevas características como el uso de un escudo humano, movimiento que no he tenido muchas oportunidades de probar porque muchas de las veces no funciona. Luego están los rope darts, los cuales pasan completamente desapercibidos en el juego. Yo no me di cuenta que los tenía hasta que había completado el juego y revisé la lista de trofeos. Así que no son de uso muy habitual, que digamos.

Ahora, el tomahawk es brutal. Tanto que apenas usarás la hoja oculta, sólo para algún asesinato sigiloso desde algún tejado. Una lástima que se pierda así uno de los distintivos de los Assassins.

Extra

Respecto a la historia no tengo apenas pegas. Está maravillosamente llevado (a pesar de tener sus pequeñas fugas), presentado de una manera original y adecuada a la situación. Yo era de aquellos que no les hizo mucha gracia el saber que se iba a ambientar en la América revolucionaria, pero hoy estoy satisfecho con el resultado. Sin embargo, me ha sabido a poco.

Assassin’s Creed III ofrece muchas posibilidades en un gran escenario recreado con gran fidelidad histórica y estética, pero que ha perdido la libertad que caracteriza la saga, la de un de mundo abierto. A día de hoy, Assassin’s Creed II sigue siendo el mejor construido hasta la fecha, y AC1 el más puro en cuanto a concepto.

Me he prometido no hacer spoilers, así que no me pondré a hablar del final. Eso ya da para otro artículo.

Comparte esto:

Karl

Editor jefe del Gremio de las Sombras.